30 de marzo de 2015

Por el Sureste español

Es vivificante reencontrarse y compartir inquietudes con colegas lejanos, como estos días en el sur levantino.
Carmen y Luisfelipe. San Javier, 2015
Pasé horas inolvidables con Carmen Manrubia, la autora del método pedagógico que lleva su nombre. La poesía es su eje de trabajo y sus experiencias se comunican a través de LEICA (Libertad Educación Integral y Creatividad a través del Arte). 
Se me verá pocas veces en una foto abrazando a alguien, ésta es la excepción. Es una forma de decir que a los renovadores de la enseñanza hay que quererlos y protegerlos.
Vanesa, Vasco y Luisfelipe. San Javier, 2015

Puerta con puerta, otra casa de acogida, la de Vanesa Lledó y Vasco Hernández, cantante y guitarrista flamenco respectivamente, con quienes compartí inquietudes, cerveza y el auto en que me llevaron a Murcia para actuar en el café Itaca.

Allí debía actuar en la temporada de Juglares que organiza nuestro colega Matías Tárraga apoyado por un equipo humano en el que se encuentran, además de los citados, el amigo Roberto Romera, otro gran aficionado a la poesía recitada.
Matías me paseó por el centro de Murcia y me dio a conocer algunos productos gastronómicos novedosos para mí. 

Viajaba yo con los discursos de Castelar en el bolsillo. "Emilio Castelar, el de la 1ª República?" dijo Matías y acto seguido: "Pues murió en la Casa del Reloj". Así que al otro día me llevó a conocer la casa donde el insigne orador gaditano pasó sus últimos días. 

Casa del Reloj
El reloj de la casa.











Casa del Reloj, San Pedro del Pinatar, 2015
La Casa del Reloj, también llamada Quinta de San Sebastián, rodeada de palmeras y eucaliptos es hoy un restaurante de postín. Se encuentra en el municipio de San Pedro del Pinatar, aledaño a San Javier. 
Castelar estaba allí invitado por los Servet-Spottorno en mayo de 1899, cuando falleció.

Las actuaciones en el Itaca y en la Sala Juventud de San Javier estaban anunciadas en un cartel montado por Matías donde aparecía yo leyendo un libro. La foto me la hizo hace 15 años Grassa Toro, mientras preparábamos con Raquel Arellano un montaje sobre las vanguardias, de ahí que el libro, Texto Poético, sea la revista que hacía el performancista Bartolomé Ferrando. Aquel montaje se llamó El circo de la palabra y se estrenó en la Biblioteca Nacional de Bogotá. La verdad es que hoy me sigo identificando con la perplejidad que refleja, por eso fue una de las que le sugerí a Matías para el anuncio.


He frecuentado poco las tierras murcianas y no conocía Cartagena. Como esos días andaba escribiendo sobre el cantonalismo, Matías me invitó a conocer la ciudad y a tomar un café en el Mister Witt. Fuera de ese lugar, ninguna mención a lo acaecido en 1873. Sí me sorprendió el monumento a los marineros muertos en la guerra de Cuba, con los nombres de todos ellos. 
Hay un pequeño teatro en Cartagena, El Teatrico, que se incorpora ahora a la programación de Juglares, fuimos a verlo y conversamos largamente con el director Enrique Escudero. Entre sus obras en repertorio: El Molinete, recreación de la vida en ese barrio cartagenero que se presenta en tres partes, o sea un teatro por entregas.
Matías, Enrique y Luisfelipe. El Teatrico, Cartagena, 2015

En Elche nos esperaba Nazario González, que mantiene la llama de La Carátula, grupo pionero y difusor de la narración oral en España. En estos tiempos que sufrimos, se han atrincherado en el
Café Balboa, donde cada domingo presentan a los artistas en el FIO o Festival Internacional de Oralidad con carácter permanente. Entre otros colegas para los que tuve el placer de actuar se encontraba la actriz de Maracaibo Teatro y narradora Cristina Maciá.


Nazario dispuso el cartel anunciador sobre una fotografía que Julio Foster me hizo hace poco en Buenos Aires. Aparezco sentado en un banco gigante con un libro de Raúl González Tuñón en las manos. 
De las funciones no digo nada especial, fueron bien y no faltó público. Qué voy a decir yo? Que fue un honor compartir esta 1ª temporada de juglares con Pepa Robles, Bonifacio Ofogo, Arnau Vilardebó, Caoz... y próximamente... Carolina Rueda!

Casi todas las fotos de esta crónica las hizo Matías. Pero ésta la hice yo:
Matías, La Unión, 2015







S. Navarro hizo un reportaje magnífico de la actuación en el Balboa. Aquí una muestra:



Vale.




1 comentario:

Pilar Brun dijo...

Buena crónica Luis Felipe, me ha gustado conocer tus andanzas!