23 de enero de 2018

Emilio Gastón, nubepensador, adios!

Emilio Gastón recitaba de memoria. Había escrito un poema que nos aprendimos muchos:

SOMNO SOLVI
  AMIGOS: Hoy ipsofactamente continuemos nuestra simple faena de vivir. Siglos ya de olvidar nuetro letargo para seguir cantando como entonces. ¿Cuántos miles de años he dormido? Recuerdo amigos míos que hace nueve mil años luchaba tras las puertas de Troya. Todavía recuerdo cuando aquel Mundo Amigo recién nacido apenas veinte mil años ha... en la gruta de moda inauguraba la exposición de frescos de Altamira Desde entonces ¡yo no escribo poemas! Sentado en la materia cronológica de la nube en que habito olvidaba volar día tras día y abandonaba delincuentemente mi manera espontánea de soñar. Y es que pasando el tiempo procurando leña y alimentos vuelan los pájaros se arrugan los milenios y los hombres se vuelven herramientas abogados y todo como yo. Quedábase dormido nubeando poeta dentro inevitable mío,duraba su letargo demasiado pero habéislo llamado sacándole del sueño de hace veinte mil años. Hoy que me siento bípedo de nuevo y el alma se me sube a la cabeza voy a volver a imaginar lo que nunca se debe imaginar. Voy a dejar que diga su palabra y arenga planetaria este poeta inevitable mío, este petardo lírico que ha sido amordazado tantos años por hombres herramienta como yo *** Hoy ipsofactamente continuemos nuestra simple faena de vivir. Exijamos aumentos de guitarra reparto equitativo de canciones y tractores a plazos porque la tierra es más de quien la canta que no de quien la compra. Los nubepensadores no tienen sindicato. Esperadme en la cueva del minero y haced mío su cabreo profundo. Tenemos que hacer juntos muchas cosas soñadores del mundo
¿nos unimos?
Emilio Gastón
Emilio, con barba, entre Tierno Galván y José Antonio Labordeta. Pza de toros. Zaragoza, 1977

18 de enero de 2018

Hoy, en Zaragoza: Julio Antonio Gómez

Julio Antonio Gómez Fraile fue un gran poeta, conocido por el título de un libro (Al oeste del lago Kivú los gorilas se suicidaban en manadas numerosísimas) y por el contenido de otro (Acerca de las trampas). Participó en los años 50 y 60 de los emprendimientos artísticos zaragozanos que tenían como epicentro la poesía. En los 70 editó bellísimos libros, la colección Fuendetodos, atesorada con el tiempo. Por episodios escabrosos, se le aplicó "la gandula" (ley de vagos y maleantes) y fue encarcelado. Heredó y marchó al sur. Murió lejos. 

Barboza lo clavó en este retrato:



En otros comentarios de este blog hay versos suyos. Hoy, en el Museo Pablo Serrano, se hablará de su obra y se recitarán poemas como este:

ZARAGOZA AMARILLA
yo te amaba en la ceguera de mis octubres
de pantalón corto,
todavía no alzado al recinto durísimo
de tus dientes,
casi desatendido por tus vientos y escarchas
cuando aquellos primeros cigarrillos quemados
-craven a; navicut-
torpemente a escondidas
en los descansos del cinema iris con culo de madera,
cuando en los silenciosos atardeceres misérrimos
penetraban los trenes
mugrientos con hollín y estraperlistas,
cuando la muchedumbre
se apretujaba arriba abajo

arriba abajo de los porches con miedo
y la felicidad de los domingos
era magnificada
con frituras de calamar y rosarios de sombra.

entonces
un casi imperceptible hedor
de crisantemos agridulces y diques
descendía
por entre las barcazas del canal imperial
de aragón,
las reciénestrenadas viudas de guerra
contemplaban tristísimas el mear de sus perros
hambrientos
y un ala gigantesca fantasmal silenciosa
nos tapaba los ojos haciéndonos ¿felices?

yo había confiado
todas las puras posesiones de mi corazón,
todos los vasos de mi frágil cristal instantáneo,
todas
las pobres riquezas de mi universo apenas reprimible,
a la oquedad supuestamente maternal y cálida
de tus brazos,
a la vigilancia forzosamente sospechada dulce
de tu cielo vacío.

una tremenda oscuridad
cayó de pronto agrietando las murallas
y el coso se enramó de procesiones
como venas urgentes,
soterradas algarabías triunfalistas
con los ojos pintarrajeados de un violento violeta
escandalosamente funerario.

todo lejos.



Aquí la terna del acto de hoy:


31 de diciembre de 2017

2017, el año pasado

Llegan las felicitaciones por el año nuevo. 
Felicitación de Paco Rallo
Es momento para recordar algunos trabajos del año que se va.Y vamos a repasarlo  hacia atrás. De diciembre hacia enero
Terminamos el año bien, trabajando con Ariel Prat en la Biblioteca de Aragón y en La Campana underground:










Quienes hayan leído el libro Juglaresca ya saben de la relación que une a esta casa con el juglar porteño. En La Campana, aprovechamos la ocasión para recrear el poema aquel de Garric, que tanto gustaba al padre de Ariel, combinado con Al final del carnaval.


Precisamente, ese poema, Reír llorando, del modernista peruano Juan de Dios Peza, lo había recuperado para Bululú, tras muchos meses sin salir de la maleta, unos días antes, cuando fui a la Casa de las Aguas de Calatayud, para participar en la programación de un colectivo alucinante y necesario: Pueblos en Arte.
Garric, en la Casa de las Aguas


Este año se cumplían 75 de la muerte de Miguel Hernández y en diciembre participamos en el último de los homenajes recordatorios, organizado por la Universidad de La Rioja. Allí estuvimos, presentados por Maribel Martínez y Enrique Balmaseda, de la Cátedra de Español, colegas de aventuras en los congresos de ASELE. 
En la Feria del Libro Aragonés de Monzón, en esos días tan fríos, pusimos algo de calor con versos de Ángel González y Jaime Gil de Biedma. Allí estábamos algunos de los premiados del año por el Gobierno de Aragón, presentados por Ignacio Escuín, Director General de Cultura y Patrimonio, Ignacio López Susín, Director General de Política Lingüística, y el director del Centro del Libro, José Luis Acín.

Pepe Solana, premiados y autoridades
Luisf


Ana Alcolea

Este año, la Feria de Monzón contó como pregonera a la escritora Ana Alcolea, quien reivindicó la literatura escrita para niños y jóvenes. Un lujo.





Dolos, en Aquí tenéis Blas de Otero










Un mes intenso que había comenzado con Blas de Otero en el Teatro Bicho. 
A veces un encargo es un regalo. La Asociación de Mujeres Latinoamericanas en Zaragoza INARU, pidió una lectura de Mujeres de Eduardo Galeano. Y fue un placer participar con ellas en el acto celebrado en el CC Tío Jorge, donde Fernández Minaya hizo estas preciosas fotografías:




Hubo un día en que la Biblioteca de Aragón se quedó pequeña. Trinidad Ruiz Marcellán presentaba Traducción del silencio

Dolos y Luisf en Traducción del silencio



En La Aljafería, la Tertulia Albada organizó un homenaje a Violeta Parra en el centenario de su nacimiento. 


Buena ocasión para volver a los versos que le escribiera su hermano Nicanor, "Defensa de Violeta Parra".

Homenaje que sucedió la misma tarde en que se entregaban los premios del Gobierno de Aragón (Premio Miguel Labordeta 2016: José Ramón Ayllón Guerrero; Premio a la trayectoria profesional en el sector del libro de Aragón 2016: Luis Felipe Alegre Seró; Premio al libro mejor editado en Aragón 2016: "La península de Cilemaga" de Pregunta Ediciones; Premio Arnal Cavero 2017: José Solana Dueso; Premio Guillén Nicolau 2017:  Mario Sasot Escuer). La entrega, presidida por la Consejera de Cultura, Maite Pérez, se celebró en el Museo Pablo Serrano.


El día anterior -octubre fue un mes cargadito- habíamos acompañado a Helena Santolaya, que presentaba en Periferias de Huesca su montaje-exposición Animales de compañía. Aquí los textos eran de la propia Helena: Nada el pensamiento y Peligro.


El 4 de octubre fue un día especial. Nos reunimos en el Teatro Principal para recordar a Santiago Meléndez. Hubo versos, diálogos y bailes.
Aportamos un poema de Leopoldo Mª Panero, en el proscenio, sin micrófono y sin otra luz que un foco puesto a la vista, como candileja. Panero, proscenio, foco, candileja... 


Y acompañamos en el baile final a los actores más jóvenes, los que trabajaban en su último cabaré.




Octubre había comenzado con la representación de Aquí tenéis: Blas de Otero en el XVII Festival Iberoamericano de Teatro Contemporáneo. En Teatro Municipal de Almagro. Al título le añadimos en esta ocasión "y amigos", pues la incorporación de Carmen al montaje permitía el canto de algunos poemas emblemáticos de la estética social. Este festival se debe al espíritu de resistencia cultural de La Veleta y el Celcit


En La Puerta de los Vientos tuvimos un protagonismo especial.     Andorra acogedora. En la foto vemos a Luisfelipe,con la alcaldesa de Andorra, Sofía Ciércoles y Leo Marín, de La Masadica Roya.
El 11 de septiembre chileno fue recordado este año con un recital dedicado a vida y obra de Víctor Jara. Cantaron Alicia Fernández, Alberto Moreno, Dani Clemente, y Luis Felipe como narrador.




Luisfelipe




Dani, Alberto, Alicia
En Íllora (Granada) tuvimos el feliz encuentro con amigos y colegas de arte admirable. Quiso el Festival Parapanda Folk reunir a romanceros-copleros-cantores de la tradición renovada bajo la batuta de Javier Tárraga, quien compartió mesa y escenario con Jaume Arnella, Salvador Lucio y Luis Felipe.


Luisfelipe, Salvador Lucio, Jaume Arnella y Javier Tárraga

Juntos, intervinieron en el Foro Patrimonio Inmaterial Música, Danza, Tradición Oral, "Ismael Peña"



La función de noche la inició Luisfelipe con versos del Arcipreste de Hita...



Volvimos a colaborar con Sal a Remolinos, programación que también ha cumplido 20 años sin interrupción. Durante el mes de agosto, titiriteros, músicos y artistas plásticos desfilaron por la plaza del Dance, el contenedor de Enlatamus, el pabellón municipal y la iglesia.


   


Soledad Jiménez
De alguna manera, Sal a Remolinos está hermanado con las Noches de Juglares, que se celebran en junio en el Parque Delicias de Zaragoza. 
Este año llevamos al cartel a varias figuras queridas, como el actor y poeta Mariano Anós. 
Soledad Jiménez recordó los versos de Gloria Fuertes, en su centenario...  Con Unima volvieron los títeres...  Alexis Díaz Pimienta hizo una demostración espectacular de repentismo...  En fin, una edición fuera de serie que fotografió Domingo Castillo.

   
Mariano Anós y Luisfelipe


Esos días participábamos teatralmente en la presentación de dos libros de grandes amigos, Golpes de Mar, de Antón Castro y El sumiller de Queipo de Llano, de  David Giménez.


El sumiller de Queipo de Llano. La Almunia


Golpes de mar. Luisf, Encarna Samitier, Antón Castro, Eduardo Riestra, Mariano Gistaín. Paraninfo
Primavera para cantar la gran poesía a los estudiantes de algunos centros como el 
Cpape Miguel Hernández de Huesca, el IES Sierra de la Virgen, de Illueca, el IES Blas de Otero de Madrid, o el IES Ronda de Lérida.
  
Entre los actos del Día de Aragón, se realizó un homenaje a los autores del himno aragonés, con la lectura de poemas a cargo de Luisfelipe y José Luis Esteban.


Luisfelipe, Rosendo Tello, José Luis Esteban
El 28 de marzo se cumplieron 75 años de la muerte de Miguel Hernández. Muchos zaragozanos se sumaron a la lectura de poemas organizada por la Universidad de Zaragoza en el Paraninfo. 
De estos dos últimos actos se daba noticia aquí.

Los meses primeros del año estuvieron vinculados a la estancia de Carina Resniski, de prácticas con nosotros. 
Carina se incorporó en la última sesión de Poetas sin Poética, ciclo desarrollado en el Teatro Bicho.  
Luisf, Helena Santolaya, Resnisky y Dolos


El trabajo, en torno a los "animales de compañía" de Helena Santolaya, pudo verse también en el IES Grande Covián y en El Contenedor.

Carina, Dolos, Luis Felipe y Manolo llevaron varios recitales durante este primer trimestre, actuando en la inauguración de exposiciones, colegios navarros y teatros varios. En el Teatro de la Estación, Carina representó su Gualeguay, poema-río de Juan L. Ortiz.

Y tambián con Carina, reactivamos nuestro Desde Azul, comprobando que en España puede resultar una propuesta muy atractiva. Estas fotos las tomó Domingo Castillo:










28 de diciembre de 2017

Pueblo a pueblo: Eugenio Arnao

ARAGÓN: PUEBLO A PUEBLO es una serie de Heraldo de Aragón escrita, en la ocasión que nos ocupa, por Pablo Ferrer y Laura Uranga. Esta tierra tiene muchos pueblos, más de 700, y la serie es larga. Se lee con gusto, son dos páginas enteras por pueblo, con un recorrido por sus características geográficas, sociales y monumentales, con pinceladas del pasado, presente y perspectivas de futuro.

Uno de los artículos publicados este mes lo han dedicado a Aguarón, pueblo zaragozano de la Sierra de Algairén, en la comarca Campo de Cariñena. Entre los personajes relacionados con el lugar: el músico Simón Tapia-Colman y el pintor Luis Marín Bosqued. Otro personaje -éste del tiempo presente- que aparece es Eugenio Arnao.

Y es que, hace once años, Eugenio acondicionó la antigua casa del cura de Aguarón y la convirtió en la Casa del Gaitero, una suerte de museo de instrumentos populares que viene llamando la atención de todos quienes la visitan. En las redes se pueden encontrar muchísimas referencias, entre ellas la bien documentada página de Arafolk, o el reportaje de Eugenio Monesva sobre el trabajo de Arnao como fabricante de instrumentos de caña.


Arnao, entrando en la Casa del Gaitero. Foto Heraldo de Aragón.


























También aparece frecuentemente en las páginas y artículos de este blog, porque Eugenio tiene en ésta una de sus casas desde que empezamos con la aventura de difundir la poesía. Es uno de los creadores-colaboradores de El Silbo, donde ha desarrollado algunas de sus varias facetas artísticas: como poeta visual, como músico, como diseñador...

Diseño de Eugenio Arnao, 1987

Programa Exposición Poesía Visual, diseño de Arnao, 1988

Luisfelipe, Eugenio y Raquel Arellano, en Fuentes del Quijote, 2005

Javier Romeo sujeta la escalera a Eugenio en Morillo de Tou. 1996


Carmen Orte, Soledad Giménez, Cristina Lartitegui, Helena Millán... siguen periódicamente  colaborando con Eugenio en sus trabajos.

Aquí Yo me enamoré de un aire, el recital de canciones sefardíes que hacen Carmen y Eugenio:


.
En Juglaresca, Eugenio es retratado así:

Artista gráfico y percusionista. Colaborador habitual de El Silbo y de otros tantos silbos como pueda haber en la ciudad. Inquieta un poco ver la cantidad de cosas que llega a hacer Eugenio en una tarde. Creo que dejó la facultad de letras porque los cursos eran lentos y largos. Constructor de cualquier tipo de cosa, un día hizo una vaca en su casa que ocupaba toda una habitación. Cuando necesitó el cuarto para otra cosa y quiso sacar la vaca, no había manera; no cabía ni por la puerta ni por la ventana. Como esto le pasa cada tanto, hay momentos que simplifica su vida.

Eugenio. Foto Mario Gros, 2011
Eugenio Arnao, ahí es nada!