13 de diciembre de 2014

Javier Navarro tras la "pista Nestares": Lorca en el Peñón Colorado

La arqueóloga Belén Gimeno, el topógrafo Alfonso Martínez y el arqueólogo Miguel Ángel Zapater, acompañaron el pasado mes de noviembre a Javier Navarro Chueca en la búsqueda del lugar donde yacen los restos de Federico García Lorca, Dióscoro Galindo, Francisco Galadí y Joaquín Argollas. 

Aunque este nuevo intento ha sido infructuoso, conviene recordar que Navarro, hasta la fecha, ha localizado todas las fosas de la guerra civil que ha investigado. Su dedicación y pericia en cada caso han sido ejemplares.

La pista seguida en esta ocasión es la que podríamos llamar "pista Nestares". 
Fernando Nestares visitando la  excavación. Foto González Molero
La prensa habló del proceso. Aquí, una selección:
 
Ángeles Peñalver publicó en el Ideal de Granada  un reportaje con motivo de la visita del general Nestares a la excavación en el Peñón Colorado.
El País, por su parte, acompañó la visita de Miguel Caballero, biógrafo de las últimas horas del poeta.
Antes de comenzar las excavaciones, Ildefonso Olmedo, en El Mundo, casi daba por seguro el éxito de la operación en una crónica abundante en datos, casi novelada.
Heraldo de Aragón recogió las impresiones de Navarro, acabada la excavación.

En carta a Luis Felipe, Javier reflexiona sobre lo realizado y la reorientación del trabajo:

(...) La señal de georradar no se correspondía con un pozo, pero la intervención nos ha servido para avanzar en el conocimiento del terreno. No tenemos dos metros de tierra sobre el nivel original, sino cinco, por lo que las labores con la pala excavadora se acrecientan enormemente. Tenemos la tranquilidad de haber podido comprobar que las labores de preparación del terreno, cuando se propusieron hacer un campo de fútbol, no han afectado al subsuelo, por lo que cabe inferir que no se han llevado por delante los huesos de Federico.
Ahora estoy haciendo una revisión crítica de las fuentes, entre ellas la del general Nestares, para afinar los datos. En concreto Nestares nos daba como referencia espacial la vereda que salía enfrente del cortijo del Pepino y a 24 metros de la carretera, allí se encontraba el pozo. Pues bien: el cortijo ha sido agrandado y el edificio antiguo se encuentra en segundo término, detrás del actual y a unos 40 metros más hacia el este. Los 24 metros eran 24 pasos, y esa medida en un hombre de la talla del general (más bajo que yo) se transforman en 19 metros. Este asunto no tendría mas importancia que expander la zona de excavación unos 200 metros cuadrados más, pero que al tener cinco metros de potencia se transforman en 1000 metros cúbicos. Así que he decidido hacer un parón (la pala excavadora, que es del departamento de Fomento de la Junta de Andalucía, la tienen que utilizar para cargar sal en los puertos donde hay nieve), y esperar a la primavera (...)

Estos días pasado: Peñón Colorado. Foto Miguel Ángel  Aguilar

No hay comentarios: