8 de mayo de 2011

Hay gente rara que se manifiesta

Cuando hoy -hasta en los más recónditos valles, hasta en los barrios más pequeños de las grandes orbes- el país se llena de galas glamourosas con entrega de premios y autocomplacencia con agravante preelectoral, bandadas de inconformistas amenazan con manifestarse por motivos baladíes, poniendo así en peligro la amena cordialidad de nuestras calles.
Sin ir más lejos, en Zaragoza, hoy a las 6 y media de la tarde, la SECA (Sociedad de estudios del cáñamo en Aragón) convoca una manifestación desde La Seo hasta la plaza de Aragón. Manifiestan estas razones:


El cáñamo lleva más de 10.000 años acompañando a la humanidad. Como el cerdo, se entrega entero y sirve para multitud de aplicaciones: textiles, cordelería, papel, lienzos, jabones, lejía, aceites, harinas, materiales de construcción, medicinas, embriagantes…
Durante siglos fue la base de la economía aragonesa, precisamente en sus momentos de mayor esplendor, en la segunda mitad del segundo milenio. Su uso generalizado ayudaría a regenerar la atmósfera, pues es una de las plantas más eficaces en la labor fotosintética. Sus raíces de forma cónica son capaces de fijar más humedad al terreno que la mayoría de cultivos, contribuyendo a oxigenarlo y regenerarlo optimizando los cultivos de rotación. 1 ha. de cáñamo produce tanto papel como cuatro de bosque, siendo susceptible de ser reciclado el doble de veces que el papel de celulosa. Sin embargo, la prohibición del cannabis obliga a los cultivadores de cáñamo a comprar todos los años sus semillas a las multinacionales, en contra de los Derechos de los Agricultores reconocidos por la ONU.
La eficacia del cannabis en el tratamiento de docenas de dolencias viene avalada por la medicina desde los más antiguos tratados (Pen Tsao, Aterha Veda, Hipócrates, Dioscórides, Galeno, Avicena, Paracelso…) hasta los más recientes estudios publicados en los medios especializados. Cierto es que su uso no suele ser adecuado para personas hipotensas o con tendencia a la neurosis o a la paranoia, ni es recomendable el manejo de vehículos o maquinaria pesada cuando se está bajo sus efectos, pero quien encuentra problemas con su consumo no suele tenerlos para abandonarlo.
El cannabis tiene propiedades analgésicas, antiinflamatorias, anticonvulsivas, antieméticas, antitumorales, ansiolíticas, estimulantes del apetito y soporíferas. En la actualidad, se puede considerar probada su eficacia para el glaucoma, asma, epilepsia, esclerosis múltiple, lesiones medulares, paraplejias y tetraplejias, síndrome caquéctico del SIDA, efectos secundarios producidos por la quimioterapia contra el cáncer, síndrome de Tourette, artritis, reumatismo, fibromialgia, anorexia, como relajante general, contra la ansiedad y el insomnio, migrañas, dolores crónicos, deshabituación de drogas duras (alcohol, cocaína, heroína…)... Por supuesto que no para todos los pacientes, pero sí para muchos de los que no han encontrado alivio a todas estas dolencias por medio de la medicina presuntamente “científica”. Por otro lado, su consumo lúdico es socializador, y la mayoría de sus consumidores lo consideran positivo para su relajación y creatividad.
Debido a la confrontación entre derechos constitucionales y Derecho Penal y Administrativo, se da la contradicción de que es legal el cultivo y consumo de cannabis en el domicilio particular, pero los cultivadores ven frecuentemente incautadas sus plantaciones en virtud del Art. 368 del Código Penal, que incluye el cultivo como conducta delictiva, contra los criterios judiciales que afirman que sólo lo es si conlleva la finalidad del tráfico. Estas actuaciones terminan con la absolución del acusado, pero le obligan a acudir al mercado negro para conseguir la sustancia que él considera útil para su bienestar. Todo ello conlleva el consiguiente gasto económico del juicio y de tener que recurrir al mercado negro, más el deterioro de la salud provocado por la adulteración del producto y el estrés derivado de su situación jurídica.

De igual modo, la compra de sustancias prohibidas no es delito, pero si son calificados como falta administrativa el consumo y la tenencia pública, castigados en virtud de la Ley Orgánica 1/92 de Seguridad Ciudadana (más conocida como Ley Corcuera). Merced a esta Ley, se ha castigado a lo largo del año 2010 a más de 300.000 personas por presunto consumo o tenencia pública, cuando en la mayoría de los casos la tenencia se demostró después de un registro abusivo que hizo pública la intimidad de los ciudadanos afectados, en su gran mayoría jóvenes.
Por todo ello, solicitamos la modificación del art. 368 del Código Penal, con la desaparición de los términos “cultivo” y “transformación”, y de la L.O. 1/92, con la eliminación de la palabra “tenencia”. Al contrario de sustancias legales como el alcohol, que aporta grandes beneficios fiscales al Estado y es la única sustancia cuyo síndrome de abstinencia (delirium tremens) puede resultar mortal, jamás ha muerto nadie como consecuencia del consumo habitual o de una sobredosis de marihuana. Pero tiene un tremendo inconveniente: uno puede cultivársela en su propia casa sin tener que pagar al Estado ni a la industria farmacéutica.
Desde 1961, en virtud de los sucesivos Tratados de la ONU sobre Drogas, el cultivo y consumo de marihuana es perseguido en todo el planeta, llegando a la pena capital por tráfico en numerosos países, incluyendo algunos en los que el cannabis ha sido consumido sin problemas a lo largo de milenios. En 1988 se firmó el último Tratado Internacional contra las Sustancias Estupefacientes, que se proponía para 2008 erradicar todo cultivo no controlado de cannabis, opio u hoja de coca. Obviamente, los resultados han sido los contrarios. Tras casi 100 años desde que en 1914 se firmó el primer Tratado Internacional de Control de Sustancias Estupefacientes, el incremento del gasto económico y humano en la lucha contra las drogas ha sido inversamente proporcional a su eficacia. La prohibición ha servido de publicidad para las mafias, y donde antes se consumía hoja de coca, opio o cannabis sin problemas, hoy en día se han disparado los tratamientos de deshabituación de cocaína, heroína o hachís.
Por todo ello reclamamos del Estado Español la denuncia del Tratado Internacional sobre Sustancias Estupefacientes de Naciones Unidas y la modificación del Código Penal y de la Ley Orgánica 1/92 de Seguridad Ciudadana (más conocida como Ley Corcuera) de manera que no vuelva a ser detenido ningún cultivador de cannabis sin afán de tráfico indiscriminado, ni multado ningún consumidor por la simple posesión.
¡ES SÓLO CÁÑAMO, MAÑOS!


Otros ciudadanos protestan , según kaosenlared.net , a estas horas en Madrid contra la energía nuclear:

El movimiento antinuclear español se solidariza con el pueblo japonés ante la tragedia que está viviendo. También exige un calendario de cierre urgente de las centrales  nucleares comenzando por Garoña, además de la retirada del actual proceso de selección del emplazamiento del ATC, Almacén Temporal Centralizado, con apertura de un verdadero proceso democrático de participación pública.
La energía nuclear ha demostrado ser un fracaso económico, tecnológico, medioambiental y social y es incompatible con un modelo energético ambientalmente sostenible.

La energía nuclear es muy peligrosa. Las tragedias de Chernóbil y Fukushima demuestran su capacidad para generar catástrofes. Algo totalmente injustificable  habiendo alternativas.
La energía nuclear es muy sucia. Las centrales nucleares generan residuos radiactivos cuya peligrosidad permanece decenas de miles de años y cuya gestión,  tratamiento y/o eliminación son cuestiones aún no resueltas.
La energía nuclear es muy cara. Necesita fuertes subsidios estatales de forma continua para poder existir, no paga el coste real de la responsabilidad civil en caso de  accidente, es un obstáculo a las energías renovables y aumenta el coste del recibo de la luz.
Es el momento de abandonar la energía nuclear. Es exclusivamente una cuestión de voluntad política pues no hay ningún problema técnico, energético o económico
que lo impida. Es lo más deseable desde el punto de vista de la seguridad y de la protección del medio ambiente y la salud.
Por un futuro sin nucleares

Esperamos que a estos actos acuda poca gente y no haya que doblar el contingente policial, que bastantes problemas tienen ya los agentes, dice el sindicato de los policías nacionales. 
Pero a los que asistan por primera vez a alguno de estos perturbadores, aunque democráticos, actos,  hay que explicarles que en las manifestaciones la policía está para velar por la buena marcha del acto y no para pegarse con los participantes. Que no hay cosa más imbécil en esta vida que alborotarse con un señor que no ha provocado el problema por el que protestas y que a lo mejor piensa lo mismo que tú. 
La última protesta policial, por cierto, esta semana en Córdoba:

Policías exigen el arreglo inmediato de la Comisaría de Campo Madre de Dios 

Por Á. R. El Día de Córdoba 

Los delegados de la Unión Federal de Policía (UFP) y el Sindicato Unificado de Policía (SUP) saldrán hoy a la calle para exigir un arreglo "inmediato" de la Comisaría de Campo Madre de Dios y una reestructuración de la plantilla que permita desarrollar un trabajo "más eficaz". La situación del complejo policial centra desde hace meses las quejas de las organizaciones sindicales debido a la lentitud con la que llegan los arreglos por parte del Ministerio del Interior, criticó ayer el delegado del SUP, Antonio Albalá, quien calificó de "patético" el estado de las instalaciones.

En el último año, la Subdelegación del Gobierno ha realizado pequeñas reformas en el complejo, como la que afecta a los aparcamientos. Pero tanto el SUP como la UFP insisten en la "necesidad" de una remodelación integral similar a la que fue sometida la comisaría de Doctor Fleming. "Los baños llevan atascados varios meses y han empezado a aparecer humedades en la escalera", dijo Albalá, quien también se refirió al "estado lamentable" del vestuario de las agentes. "Mientras algunos mandos discuten por conseguir un despacho con unos centímetros más, un grupo de 40 policías tiene que compartir un vestuario que se encuentra en condiciones lamentables", criticó el delegado sindical.  



Las lluvias inusuales de los últimos meses también han pasado factura al vetusto edificio. Y el fin de semana -aseguró Albalá- un corte de luz causado supuestamente por el agua afectó a la sala del 091 y a otras dependencias, por lo que el servicio se vio parcialmente afectado. "Cualquier cosa que se diga es poca", concluyó el portavoz sindical.

La otra lucha que mantienen la UFP y el SUP se refiere a la organización. Pese a la incorporación de un grupo de 80 agentes en las últimas semanas, ambos sindicatos coincidieron en advertir un repunte de los robos. Según ambas centrales sindicales, falta planificación adecuada, decisión en la operatividad y coordinación suficiente entre las distintas unidades policiales, lo que repercute en la eficacia de la actividad de los agentes pese a haber aumentado la plantilla. Aparte de la concentración prevista para hoy, los agentes preparan otras movilizaciones para las próximas semanas.

Suerte a todos estos raros que se atreven a decir lo que no les gusta. Su suerte es la nuestra. 
Y buen rollito!

Buen rollito. Manu Chao y amigos

No hay comentarios: