9 de diciembre de 2011

Diabólico recital de Rosalía en La campana de los perdidos

Anoche debuto en Zaragoza la cantante Rosalía y hoy repite a las 10.30 de la noche. Es en La campana de los perdidos de Zaragoza.
Decir cantante es decir poco porque uno puede pasarse la sesión admirando su arte como guitarrista, que es excelente, como bien ha reconocido Javier Ruibal, que tampoco es manco con las cuerdas.

Rosalia ayer en la Campana

Trae Rosalía un puñado de canciones preciosísimas  con arreglos endemoniadamente modernos. Algunas provienen del folclore, otras son propias, como las de su disco Nanas Urbanas:


"Esta música nace de un ejercicio de catarsis, pues la música es medicina, tanto para quien la crea como para quien la disfruta... A modo medicinal y con la más genuina intención de ofrecer un bálsamo de amor y sosiego, dedico estas Nanas Urbanas a todos los que veis en el sueño y en la música, una unión con lo divino o la restitución de la paz."  (Rosalía) 


Rosalía con los huicholas de Jalisco, México

Seguramente esta certeza de la música medicinal, chamánica,  la ha aprendido en  poblaciones amerindias de los países amazónicos o de Centroamérica, donde ha trabajado. Pero de eso no habla, y bien que podría, pero no se estira en los comentarios, no quiere ser "cansautora".
Canciones maragatas y coplas segovianas forman parte del repertorio y es un primor verla cantar con  pandereta. Humildemente se declaró  discípula de Eliseo Parra, el Grande.
Ayer estuvimos pocos (no pasa nada porque es nueva en la plaza) pero nos robó el alma, como un diablo.

  

No hay comentarios: