19 de febrero de 2011

En la prensa regional: Aleida Guevara, Avempace, Berlusconi

Hay días que el periódico está soso, podrías leer ese o cualquier otro. Hoy, los dos regionales aragoneses, Heraldo de Aragón y El Periódico de Aragón, traen páginas de interés. Seleccionamos aquí, primero la entrevista de D. Chic a Aleida Guevara que aparece en el suplemento Espacio3 de El Periódico. Del mismo diario, la columna de Margarita Barbachano sobre las mujeres que plantan cara a Berlusconi. Y, del Heraldo, el artículo de Juan Domínguez Lasierra que habla del próximo libro de la colección Biblioteca Aragonesa Heraldo: El régimen del solitario de Avempace, traducido por Joaquín Lomba.


Estas fotografías de Aleida Guevara están tomadas de la página en facebook de Ramón García Mateos. Pertenecen a la conferencia organizada hace unos días en Cambrils.


Aleida y García Mateos
Adeila Guevara en Cambrils

 

 

 

 

 

 

 

Aleida Guevara : "El Che peleó por muchas cosas que hoy están peor"

Entrevista: D. CHIC

ES PEDIATRA DE FORMACIÓN Y LA MAYOR DE LOS CUATRO HIJOS DE ERNESTO CHE GUEVARA
COLABORA CON EL CENTRO DE ESTUDIOS CHE GUEVARA DE LA HABANA CON PUBLICACIONES SOBRE LA FIGURA DE SU PADRE
TRABAJA EN EL HOSPITAL PARA NIÑOS WILLIAM SOLER, PERO HA EJERCIDO EN ANGOLA, ECUADOR Y NICARAGUA
EL PASADO LUNES IMPARTIÓ UNA CONFERENCIA EN ZARAGOZA SOBRE EL PRESENTE Y EL PASADO DE CUBA
-- ¿Los hechos de Túnez o Egipto demuestran que aún puede haber revoluciones?
-- Siempre digo que respeto a los pueblos. Lo que la mayoría de un pueblo decida yo lo respetaré siempre. En este caso, lo que el pueblo Egipcio decida yo lo apoyaré. El problema es que muchas veces hay una fuerza inicial que derroca a un gobernante pero que no es capaz de ponerse de acuerdo otra vez para encauzar esa fuerza hacia objetivos comunes y reales para el pueblo. Ahora hay que esperar a ver como evoluciona. Sería muy bueno que el pueblo egipcio encontrara un nuevo Nasser, por ejemplo. En definitiva, necesitan de verdad ser dueños de su país y ser dueños de lo que producen, así como poder explotar el turismo en beneficio de todo un pueblo, en cuento a educación, salud y bienestar social.
-- ¿Cuba no sabe vender sus logros en educación y sanidad?
-- No hay que vender, hay que demostrar. Cuando uno va a trabajar a Haití, donde trabajamos con unas brigadas médicas muy novedosas, se encuentra una situación muy difícil que no es para hacer propaganda de lo que están haciendo. Es para hacerlo bien. Nos vamos a los lugares más inhóspitos, donde no llega nadie y así tratamos de controlar una epidemia tan terrible como el cólera. Y lo estamos logrando. En los últimos partes hay un solo enfermo de cólera. Ya no hay epidemia gracias al trabajo preventivo de las brigadas, que se han ido a los lugares más alejados para poder controlar la situación. Este trabajo se puede contar, pero el objetivo no es parar a un periodista y decirle: "Mire lo que vamos a hacer". El objetivo es hacerlo y que el pueblo lo sienta. Esa es la mejor propaganda que podemos tener.
-- ¿Hay inquietud ante el futuro político de su país?
-- Ustedes tienen una información que viene sesgada por los grandes medios de comunicación, que por desgracia están en manos de los EEUU. Ellos dicen que cuando en Cuba desaparezcan los Castro, desaparecerá también el socialismo. Y esa es la estupidez más grande que he visto, porque vivir a 90 millas de la potencia económica y militar más poderosa del planeta, estar bloqueados económicamente durante más de 50 años, resistir todo esto y seguir desarrollando nuestro pueblo y nuestra sociedad no puede ser porque exista un gran hombre. Tiene que haber un consenso en la población, tiene que haber una unidad de criterio en la mayor parte de esa población para poder resistir.
-- ¿Puede que haya una falta de motivación o estímulos entre la gente joven cubana?
-- Con los jóvenes siempre hay que trabajar mucho y tenerlos más en cuenta. Hay muchas cosas en las que tenemos que ir profundizando. No podemos creer que las cosas están hechas, y ya. Las personas que nacieron hace veinte años no vivieron el primer proceso revolucionario y ellas tienen que educarse con el ejemplo. En todo caso, hay muchas cosas que tenemos que mejorar. Por ejemplo, en lugares de recreación, no discotecas, sino lugares en los que los muchachos puedan practicar deportes, muy masivos en Cuba, pero sin espacios suficientes para llevarlos a cabo después de las clases. También hay que reforzar más los aspectos culturales, como los bailes tradicionales.
-- ¿Cómo es para una niña enfrentarse a los viajes y a la figura de su padre?
-- Yo he tenido un vida completa no como hija del Che, sino como una joven cubana. Yo siempre digo que para mi es más importante que ser la hija del Che, ser hija de mi pueblo, porque mi pueblo me ha dado la posibilidad de realizarme como ser humano. Entonces, papá nunca fue realmente una carga. Nosotras sabíamos quién era y cuando fuimos creciendo lo fuimos conociendo más. Además, mi madre ha sido un bastión tremendo, muy fuerte para nuestra educación. Siempre estaba ahí cuando la necesitábamos. Mi mamá logró hacernos sentir a papá presente, aunque no estuviese. Cuando hablaba de él, jamás lo usó para regañarnos.
-- ¿Y con la perspectiva actual?
-- Ahora lo admiro mucho más. Entiendo el nivel de sacrificio que conlleva dejar a tus hijas para ir a cumplir una tarea. Ahora estoy más cerca de él como ser humano.
-- ¿Entiende la omnisciencia de su figura?
-- Hay un abuso en la utilización de su imagen. Por ejemplo, mi papá usó gafas de leer una sola vez en su vida, porque el médico se equivocó. No las usó nunca más. Sin embargo, en Berlín, una empresa oftalmológica estaba usando su figura con lentes como propaganda. Eso es incorrecto. Un modisto brasileño hizo una pasarela de ropa interior con la imagen de mi papá. Hombre, ¡pues pon la imagen del tuyo! Eso no lo podemos aceptar de ninguna manera. Sin embargo, cuando aparece la imagen del Che en una bandera de lucha, de resistencia, ese es el lugar en el que tiene que estar. Cuando está en la camiseta de muchos muchachos, a veces no saben realmente quien es, pero si solamente uno se pregunta quién fue y qué hizo, y realmente lo conoce, vale la pena.
-- ¿Sigue vigente?
-- El Che peleó y luchó por muchas cosas que hoy están peor, por ejemplo, contra la separación del pobre y del rico. Ahora hay muchas más personas con problemas en este planeta. Estamos en un proceso bien complicado.
-- ¿El mundo se ha vuelto demasiado realista?
-- El problema es la falta de información adecuada. Si la gente no tiene información no puede reaccionar a lo que está pasando. La gente vive de espaldas a la realidad y nadie toma conciencia de esto. Hace falta que las personas tomen conciencia del verdadero poder que tienen como pueblo. Si los pueblos unen sus fuerzas pueden hacer cambios importantes. Una de las cosas que nos faltan en la actualidad es el respeto entre nosotros. Es una palabra que se ha perdido y para que un país sea realmente libre el pueblo tiene que ser culto. 



Las mujeres que no amaban a Berlusconi

 Por MARGARITA BARBACHANO

Una mañana, las calles de Roma se llenaron de mujeres. También pasaba lo mismo en Milán, Génova, Turín o Palermo. Cientos de miles de mujeres briosas salían de sus portales con la cabeza alta y el bolso bien agarrado. Unas con sus zapatos de tacón de siempre, otras con deportivas, todas en una misma dirección. Se las veía al sol de la mañana con una determinación implacable. Como un ejército de salvación. No iban de compras, ni a la peluquería, ni a las oficinas, ni a sus despachos, ni a llevar a los niños a la escuela, ni siquiera a los platós de televisión. No. Qué va. Se habían lanzado a la calle en masa y apretaban el paso, como en el famoso cuadro de Novecento. Igual que si Bernardo Bertulucci hubiera hecho un cásting esa mañana y todas las mujeres italianas se convirtieran en figurantes de una película más moderna, pero igual de revolucionaria.

Sus maridos se preguntaban: "¿Pero a dónde va ésta?". No entendían nada. La red estaba al rojo vivo. Todo mensajes, convocatorias. "A la plaza del Popolo". Colectivos feministas, grupos de amigas, mujeres a título individual, universitarias, trabajadoras, jóvenes, de mediana edad, abuelas, adolescentes de la mano de sus madres o en pandilla de liceo. Daba gusto verlas por la calle: orgullosas, sonrientes, hartas, sueltas, seguras, altivas y cabreadas. Cada vez eran más. Hasta un millón se juntaron. Se saludaban en el encuentro de cualquiera esquina antes de llegar a la plaza. Pícaras, se enseñaban lo que tenían oculto en sus bolsos o en sus mochilas. Algunos hombres que se cruzaban con ellas giraban la cabeza extrañados. "Seguro que van a ver a algún famoso que llega hoy a la plaza", se creían.
LOS ELEGANTES comercios de Via del Corso, acostumbrados al deambular de compras y visitas a esas horas de la mañana, permanecían vacíos y sus dependientes asombrados de ver pasar semejante riada humana. Y no se paraban. Seguían su marcha presurosas, con el paso firme y los tacones echando chispas en el asfalto. "Enciende la televisión Giulia, a ver si nos enteramos de lo que pasa".
Al llegar a la plaza abrieron los bolsos y sacaron las pancartas. "¡Dignidad para Italia!". Algunas más ocurrentes se dejaron llevar por el ejemplo de Egipto y levantaron furiosas un zapato rojo de tacón de aguja. El toque europeo. Por los altavoces se oía la voz clara de una mujer de unos 50 años que argumentaba: "Italia ha perdido una generación de mujeres, las de 20 a 35 años. Una generación que ha sucumbido a la televisión comercial, que las empuja a buscar el éxito y la fama en ese medio y hacer una carrera fácil". "¡Abajo los conseguidores de opereta!". Si todo va bien, Berlusconi será juzgado por abuso de poder y prostitución de menores. Su sonrisa de mafioso acorralado se helará cuando vea a las tres mujeres magistradas que lo juzguen. Las mujeres han tomado las riendas del protagonismo político en Italia. Tanta vergüenza resultaba insostenible.
Periodista y escritora 

Una utopía en los caminos del pensamiento

Por JUAN DOMÍNGUEZ LASIERRA

Los caminos del pensamiento, de la filosofía en general, son tan sinuosos que, por ejemplo, a Aristóteles se le conoce en Occidente no gracias a la transmisión directa de su obra sino a la indirecta procedente de diversos autores islámicos, que la tradujeron y la importaron a nuestra cultura. Es el caso, por ejemplo, de Abu Bakr Muhammad ibn Yahyà ibn al-Sa'ig ibn Bayya, filósofo y médico más conocido como Avempace, que además de ser una figura fundamental de la filosofía del islam, fue el difusor de las tesis aristotélicas en España, que de aquí se transmitieron al mundo cristiano universal. Pues bien, este tal Avempace universal fue un zaragozano nacido en 1070, durante el periodo andalusí. Por eso entra con pleno derecho en esta colección de obras maestras de nuestra literatura.

'El régimen del solitario'
, el libro que se publica en esta colección, es la construcción de una utopía y se inscribe originalmente, como nos dice su editor, el profesor Joaquín Lomba, en el paradigma del sabio solitario, tan frecuente en la historia de la filosofía europea posterior. El andalusí zaragozano propone la utopía de una sociedad fundada en la verdad, en la empatía entre los hombres y en la práctica de la virtud. Este estado ideal debería ser el espejo de un ejercicio político basado en esos mismos valores hasta constituir el Estado ejemplar, el Estado modélico. 'El régimen del solitario' fue una obra extensamente divulgada a lo largo de la Edad Media y del Renacimiento, y modelo para otras construcciones utópicas posteriores.

Joaquín Lomba (Zaragoza, 1932), catedrático emérito de Filosofía de la Universidad de Zaragoza, fundador y presidente de honor de la Sociedad de Filosofía Medieval y de la Revista Española de Filosofía Medieval, es un destacado especialista en el pensamiento musulmán y judío medievales, autor de títulos como 'La filosofía islámica en Zaragoza', 'La raíz semítica de lo europeo: Islam y judaísmo medievales', 'El mundo tan bello como es (Pensamiento y arte musulmán)' y 'El Ebro, puente de Europa: Pensamiento musulmán y judío'. Ha traducido del árabe obras de los judíos Ibn Gabirol ('La corrección de los caracteres') e Ibn Paquda ('Los deberes de los corazones', ya aparecida en esta colección de HERALDO). De Avempace, del que es especialista, Lomba ha publicado numerosos estudios y la traducción de ocho tratados, entre ellos, 'El régimen del solitario', un título poco accesible en la bibliografía contemporánea y una de las grandes obras de la literatura nacida en Aragón, fundamental en la historia del pensamiento europeo.


No hay comentarios: