5 de junio de 2017

Alexis Díaz Pimienta en Zaragoza


Alexis Díaz Pimienta estuvo esta semana en Zaragoza. No era la primera vez; de hecho muchos aficionados recuerdan su paso por el ciclo que hacía Cristina Verbena en la Biblioteca María Moliner.
Teníamos aquí la oportunidad de compartir al artista unos cuantos días con la ciudad, con alguno de sus pulsos.





NOCHES DE JUGLARES

Estos dibujos al natural son de Clara Marta Moreno. Los hizo en la Noche de Juglares del jueves pasado. Alexis compartía cartel con Adebán, grupo de canción protesta, y un combinado aragonés de titiriteros, marionetistas y sombristas que hacían recreaciones goyescas.

El poeta cubano hizo tres intervenciones,la primera como presentación, pura décima modelo espinela (8a,8b,8b,8a,8a,8c,8c,8d,8d,8c). En la segunda, con pies forzados (el verso con el que empezar o acabar la décima), luego con incorporación de palabras dictadas desde el público. Hubo un momento de tensión: una espectadora (inconsciente y/o maliciosamente) dio un endecasílabo lopesco como pie forzado; "Un soneto me manda hacer Violante". Esto produjo un cambio de registro en el repentista, pues debía pasar del arte menor al mayor y repartir el discurso en cuatro estrofas.  Lo hizo, y sonó una de las grandes ovaciones de la noche. La última salida a escena fue para despedirse con una tonada o seguidilla endiablada.

No hubo ocasión de completar el programa con algún poema literario suyo, de, por ejemplo, El Diario Erótico de Robinson Crusoe.



El patio de los juglares en el Parque Delicias estuvo lleno. Se aplaudió mucho. Se escuchaba en silencio. Muchos colegas acudieron a ver al poeta.
Brindamos por el encuentro en La taberna del blues.

Luisfelipe, Alexis y Oswaldo
PASAJE A MARTE

Este Pasaje a Marte es la salita que El Paragüero tiene en Zaragoza como sede editorial. Allí tienen lugar los encuentros que con el título 'He venido a hablar de mi libro' presenta Lourdes Serrano Berdascas.

En esta ocasión, de acuerdo con David Giménez y Lourdes, queríamos saber del Díaz Pimienta pedagogo, erudito de la poesía oral, teórico de la Oralitura...

Así supimos de su quehacer  como colector de poesía campesina, como investigador de todo atisbo de poesía improvisada, como creador de escuelas y festivales, y como autor de varios libros sobre la improvisación poética y su enseñanza (pues no es partidario de fiar el futuro del repentismo a la tradición).

Seguramente ha sido la sesión más larga del ciclo, pero pasó volando. Hubo dos partes, en la primera, amplió las tesis sobre la oralitura contenidas en su Método Pimienta para la enseñanza de la improvisación poética:

...De esta manera, entendemos (y proponemos que se entienda) como oralitura, todas las formas artísticas de producción oral e intención estético-connotativa, artístico-comunicativa...

... Yo sigo defendiendo los conceptos "oralitura", "oralitor", "oralitario" y "oralituridad", como legítimas etiquetas para identificar, específicamente, a las artes literarias en que la vocalidad, el componente fónico y sonoro, desempeña un papel tan importante o más que el componente léxico-textual o semántico.
Así, tanto poetas mapuches, como repentistas (troveros, payadores, bertsolaris, regueifeiros, glosadores, etc.) raperos, slammers, cantautores, narradores orales, cuenteros, adivinancieros, pregoneros... todos los que usamos la voz y la palabra viva como vehículo de expresión estética, podemos decir, sin miedo, que somos "oralitores" y defender la oralitura como una alternativa de comunicación poético-verbal, tan antigua como válida.

















En la segunda parte, nos enseñó algún juego-ejercicio para principiantes: rimas consonantes y parloteo en octoñol, o sea, hablar con frases de ocho sílabas.
Los presentes, poetas y profesores en su mayoría, estaban ¿impresionados? Al final, leyó poemas de Traficantes de oxígeno.


Alexis en el Pasaje a Marte

LA CARTUJA BAJA

Ante un selecto grupo de vecinos, encabezados por su alcalde, Jose Mari, y Blas, que ejercieron de cicerones, Alexis dio un  recital de haikús, que estuvo precedido por un coloquio con Jordi Siracusa.  


                                                                                                                                                                    
En la charla salió el tema de las condiciones innatas del improvisador, cosa que el poeta puso en duda.

[la improvisación] es un ejercicio lúdico-creativo, sin otra materia prima que la lengua: la improvisación poética es un juego agonal de ingenio, habilidades léxicas, creatividad lingüística y virtuosismo memorial, todo mezclado, un juego "serio" y "teatralizado" en el que el componente histriónico se disimula y difumina por el egotismo presencial del practicante...


EN CASA EMILIO

Emilio Casanova plantó su cámara en el restaurante Casa Emilio, Alexis y yo, nos sentamos a una mesa y hablamos durante una hora de coincidencias y variantes entre un improvisador y un memorizador. El vídeo recoge impresiones sugerentes.

Luego, Alexis le dedicó al dueño del establecimiento, Emilio Lacambra, unas décimas improvisadas.

Emilio Lacambra y Díaz Pimienta. Casa Emilio.

EN LA FERIA DEL LIBRO

Con amigos.
Fernando Aínsa y Alexis
En la caseta de Olifante

Jordi Siracusa y Alexis

No hay comentarios: