18 de abril de 2014

Primavera en La Fábrica

La Fábrica de Chocolate de Zaragoza a veces parece la parada del tranvía.
Entrando a la Fábrica vemos que tiene dos alas, a la derecha está el Espacio en Construcción, con sus exposiciones singulares. A la izquierda, primero, el taller de la ceramista Begoña Mateo; luego, el Espacio-espacio, donde campan titiriteros, actores y bailarines. Es algo así como la parte noble de la fábrica, la nave central de esta catedral multidisciplinar y semiclandestina.
Por otros puntos del solar hay otras iniciativas de las que poco sabemos, pues tienen entrada por otra puerta.
En la primera quincena de este mes ha habido una actividad inusitada, por lo menos eso nos ha parecido a nosotros. Ha sido raro el día que no hemos tenido que rodear un ensayo para encontrar a Karlos Herrero, el vicario del templo.





Gallardo y Artiach
Diseñadores (Luis López, Javier Lapuerta) fotógrafos (Pilar Gallizo), videoartistas (Yago de Mateo), bailarinas (Ingrid Magrinyà) autores (Rodrigo García), músicos (José Mª Gallardo) y comunicadores de red (Fran Martín) han ido viniendo a colaborar en los ensayos que estos días celebraban Ana Castrillo y Hugo Gautier, Santiago Meléndez, Quique Artiach y Gustavo Giménez Laguardia. 

Cada cual en su género y en su horario. Unos, con ensayos abiertos; otros, en función de la cámara.

Mateo y Díez
                                       Otro foco de atención estaba -sigue estando- en el mural cerámico que, a su regreso de Italia, ha emprendido Germán Díez aprovechando la maestría de Begoña Mateo, garante de que el proyecto llegará a buen fin. Muchas horas y muchos días. 

No hay comentarios: