26 de mayo de 2015

Desde Tapiales

Desde Tapiales se ven las cosas de otra manera. La población forma parte de La Matanza, populoso y legendario partido de Buenos Aires que estos últimos años ha ido recuperando trabajos e industrias perdidos por desmantelamientos anteriores, de no hace tanto.
En Tapiales la nervatura capitalina se ruraliza, nadie corre y los policías sonríen porque piensan que tampoco hoy pasará nada noticiable. 
Un teatro nuevo va creciendo frente a la estación del tren. Muchos vecinos de Tapiales han sido o son ferroviarios. Néstor Navarría, el actor que dirige el teatro también trabajó de joven en el tren. Durante las representaciones se oye periódicamente el paso de las máquinas con un uhuh tímido como para no molestar.
Con dos funciones, una para adultos y otra para niños, participé en su programa de otoño.



El nombre del teatro, Marcó Moreira, se me antojaba que era homenaje a algún futbolista local que marcara un gol histórico. Qué tonto! Claro, que a Borges también se le despintaba Moreira en la memoria. Y con aquellos versos hube de empezar: "...Y ya no sé si Moreira murió en Lobos o en Navarro..." A Borges le habría gustado saber que un teatro en La Matanza recuerda al gaucho que devino en bandido.











En Tapiales también se vieron las nubes de un volcán lejano que viajaban hacía el Uruguay. Y entre otras nubes, una triste que me agongojó. Venía del facebook de Antón Castro. Había muerto Mooses, amigo y fotógrafo. También amigo y fotógrafo de los teatros. En tiempos del Más margen, malditos! consiguió algunas de mis fotos favoritas de Leopoldo María Panero. Favoritas, porque se le veía feliz. A Mooses dediqué la primera función.
Leopoldo fotografiado por Mooses. Zaragoza, 1987
Por la Feria del Libro de Buenos Aires pasamos unos cuantos españoles, creo que bastantes menos en comparación con nuestra última participación cinco años ha. 


Uno de los platos fuertes de la Feria fue José Mujica, con quien coincidimos tras la clausura del XX Encuentro Internacional de Narradores, orales, claro. En esta edición estuvimos invitados 
Luis Felipe Alegre (España), Pacho Centeno (Colombia), Niré Collazo (Uruguay), Beatriz Falero (México),Alejandra Hurtado (Chile), Ana Sofia Paiva (Portugal), Benita Prieto(Brasil),
presentados por Nora Fonollosa. 
Compartí una sesión con Betina Prieto, que recuerda feliz sus pasos por Zaragoza guiada por Oswaldo, y su actuación en La Campana de los Perdidos, donde tampoco la olvidan. Otra alegría del Encuentro fue coincidir con un viejo y admirado amigo, Pacho Centeno. ¡Dios, no sé cuál es el resorte secreto que maneja para embobar al público desde la primera frase! 
También estuvo Ana Sofía Paiva, contadora y cantora de romances portugueses, con la que compartí no hace mucho una simpática experiencia en Chile. Entonces cantamos juntos un romance haciendo los diálogos en nuestro respectivos idiomas. En esta ocasión no hubo lugar, pero, acabada la Feria, lidiamos juntos en la Universidad del Salvador una clase de Musicología invitados por Mónica Papalía. 

Organizadoras y participantes en el Encuentro. 2015
Estas actuaciones no han interrumpido la marcha de los ensayos de Historia de la tortilla española, que es por lo que estoy aquí esta temporada. La idea era acabar el montaje (coproducción de El Silbo con Periplo) y estrenarlo en estos días, pero la complejidad del trabajo nos va a obligar a posponerlo, so pena de estrenarlo en falso. No obstante, este jueves haremos un ensayo abierto para cerrar la etapa y escuchar las opiniones del público invitado.


Alguna función más, entretanto, y en junio ¡adiós Tapiales! que vuelven las Noches de Juglares...

No hay comentarios: